Eldorado

La Torre de Tandil tuvo un encuentro difícil frente al francés Gilles Simon. El argentino consiguió una victoria por 7-6 (7-1), 7-6 (7-5), 5-7 y 7-6 (7-5) para avanzar por segunda vez en su carrera a los cuartos de final de Wimbledon e instalarse en el camino de Rafael Nadal.

El número uno del mundo es el último obstáculo que debe superar el tandilense para alcanzar por primera vez en su carrera al podio del ranking, pero está claro que para ganarle deberá levantar su nivel.

Tras la suspensión de este lunes por falta de luz, la vuelta al partido encontró al francés más despierto. Si bien ambos ganaron sus turnos iniciales de saque con facilidad, Simon fue el primero en marcar diferencias. Un revés cruzado que se fue largo dejó al tandilense 15-40 en el cuarto game y una doble falta en el punto siguiente le dio el quiebre y la ventaja de 3-1 al europeo.
No había tiempo para asimilar el golpe. Del Potro sabía que debía reaccionar rápido para que el set no se le escurriera en un puñado de minutos. Jugar un quinto set no estaba en los planes cuando se comenzó a preparar este encuentro de octavos de final.
Con buenas devoluciones de saque, y con paciencia, el argentino volvió al partido. Aguantó los peloteos largos, cuando el francés lo encontró por el lado del revés Juan Martín apeló al slice para intentar sacarlo de ritmo y cuando pudo pegar la derecha dominó a su rival. El francés tuvo cuatro oportunidades para ponerse 4-1, pero en el tercer break point Delpo devolvió el quiebre y luego, con su saque, niveló el marcador en 3.
Se tomaron un respiro y los dos atravesaron sin problemas sus siguientes turnos de saque, pero en el noveno game el francés colaboró con la causa argentina y Delpo no desaprovechó la oportunidad. Un error del europeo con el revés le dio a Del Potro un quiebre que parecía definitivo.
Estaban 5-4 y el saque para Juan Martín y faltaba el último empujón. Pero reaparecieron las dudas, Delpo dejó pasar cuatro match points y el francés devolvió gentilezas: quiebre gracias a una enorme devolución de saque, juego sólido con el servicio y ventaja de 6-5, con la amenaza de obligar a definir en un quinto set.
Tres aces del argentino fueron la clave para llegar al tie break sin sobresaltos, y allí cuando ya no quedaba margen, apareció la garra del tandilense para ponerle fin a una batalla que, entre los dos días, sumó 4 horas y 24 minutos en la cancha.

El partido con Nadal será otra historia. Para Del Potro implicará la oportunidad de alcanzar una posición inédita en el ranking mundial: gracias a la caída de Alexander Zverev, el argentino será el número 3 del mundo por primera vez en su carrera si se mete en semifinales.

Dirección General: Pedro Aníbal Schmidt - email: pedroanibalschmidt@yahoo.com.ar  - Editores - 

Volver