Eldorado


Mónica Palomino denunció que se vio obligada a guardar el cadáver de su bebé en una refrigeradora debido a que en el hospital Sergio E. Bernales, de Comas Perú, no le entregan los documentos necesarios para que obtenga el certificado de defunción.

El sábado, Mónica tuvo a su bebé prematuro, pero falleció dos días después en el citado hospital. Cuando, la madre, agotada física y psicológicamente por la pérdida, quiso salir del hospital para encontrarse con su familia, las trabas administrativas le complicaron aún más el doloroso momento.

En diálogo con América Noticias, Mónica Palomino contó que ayer fue dada de alta, pero antes de irse no le entregaron un documento indispensable para tramitar el acta de defunción de su hijo. Sin embargo, una mujer del área de vigilancia de ginecología no le dejó irse a su casa sin llevar el cuerpo de su hijo pese a que no contaba con el documento, el cual no estaba listo debido a la ausencia del médico que estuvo presente cuando su bebé falleció.

 

Mónica debió llevarse el cuerpo del bebé, y al no poder enterrarlo, lo dejó en su refrigeradora. Por si fuera poco, horas después, le pidieron que devuelva el cadáver.

“Yo quiero enterrar a mi hijo, quiero que descanse en paz. No sé qué necesidad tienen de decirme que lo vuelva a llevar. Ayer, con el dolor de mi corazón, lo he traído en brazos”, agregó.

Enterados del caso, representantes de la Superintendencia Nacional de Salud (Susalud) acompañaron a la madre para regresar al hospital e iniciar las investigaciones.

 

Fuente: El Comercio

Dirección General: Pedro Aníbal Schmidt - email: pedroanibalschmidt@yahoo.com.ar  - Editores - 

Volver