×
  • Inicio
  • Mundo
  • Nacionales
  • Provinciales
  • Eldorado
  • Policiales
  • Actualidad
  • Deportes
  • Opinión
  • ×

    El boom de la cerveza artesanal no para de crecer en Misiones

    En una nueva edición de “Economía Activa”, el programa conducido por Rosario Schmidt y producido por Canal 9 Norte Misionero, la productora e integrante de la Cooperativa de Cervecerías Artesanales de Posadas, Daniela Almeida, contó sobre el trabajo que vienen en el marco de este boom de cerveza artesanal que no para de crecer y sumar adeptos en Misiones.

    “Estamos trabajando para conseguir nuestra matrícula, es tedioso el trabajo porque no es una cooperativa de trabajo sino de provisión y servicios y tiene otros requisitos.Amén de eso podemos seguir trabajando como productores independientes y agrupados en la cooperativa”, expresó. 

    Precisó que “cada productor genera su producción en su fábrica propia y la traslada a la cooperativa desde la cual se vende a eventos, bares, particulares, choperas y servicios de barras de cantinas”. “Nos movemos en muchos circuitos y especialmente en esta temporada en los eventos que se generaron después de la pandemia, que vino bien a los productores”, señaló.

    Asimismo, indicó que desde la cooperativa lo que buscan es “generar producción para tener stock y poder salir al mercado que pide cantidad”. “Para competir con el mercado de afuera que tiene mucha cerveza, nosotros tenemos que estar a la altura primero con la calidad, y después la cantidad”, manifestó. 

    En este sentido, advirtió que “la producción artesanal es muy complicada de hacer no es fácil porque hay que seguir varios pasos”. “Hay que tener ciertos cuidados en la limpieza y el orden de cocción, la cocción es muy larga no es que se hace 5 minutos la cerveza”, agregó. 

    Detalló que un proceso completo para la elaboración de la cerveza artesanal depende de la cantidad de litros, y que para producir unos 300 litros se requieren alrededor de 8 horas.

    “El que tiene todo bien estandarizado, el que tiene todo bien instalado en su fábrica con un buen sistema de bombeo, un buen sistema de calentamiento de agua, tarda 8 horas para  hacer 300 litros”, manifestó.

    Asimismo, apreció que “el que produce un poco más hasta 1000 litros está casi 24, 12 o 18 horas trabajando”. “Arrancan a la mañana y hasta el otro día, porque una vez que arrancás  no podés parar porque la malta molida te dura un tiempo sino pierde sus propiedades, tenés que arrancar y terminar. No tiene que cortar la luz, no tiene que fallar nada para que tengas el producto final”, explicó.

    Y sostuvo que “cada determinado tiempo tenes que agregarle un producto para que eso macere, cada uno tiene una receta y le da su impronta a la cerveza”. 

    Básicamente son de 6 a 8 horas de cocción, después se filtra, de ahí comienza y proceso de fermentación que dependiendo del estilo dura entre 7, 8 u 11 días y después nuevamente al frío para que se estabilice y bajen todos los sedimentos”, remarcó.

    Reveló que comenzó con su marca de cerveza “Tiemann” en el 2017 cuando su yerno le propuso la idea. Iniciaron con un capital inicial de 20 mil pesos con el cual compraron unas ollas y un barril chiquito donde produjeron los primeros lotes de 40 litros, y hoy cuentan con una capitalización de casi 8 millones de pesos. 

    “No se vieron las ganancias pero si las inversiones, ahora la fábrica se achicó en producción porque al tener otro trabajo no se tiene tanto tiempo para la cerveza, no se puede estar de 8 a 16 horas dentro de la fábrica. Bajamos a un bloque de 150 litros por una cuestión de tiempo, sin embargo la cerveza Tiemann se sigue produciendo en Misiones, y se sigue vendiendo en Posadas y en eventos, a donde nos invitan vamos”, afirmó.

    Comentó que el estilo de cerveza que más se vende en Posadas es la Honey, y que las mujeres son las que más toman IPA que según destacó “hace muy bien al pelo, a la piel, y a todo el cuerpo porque es rica en contenido de lúpulo que es un conservante natural, que se usaba ya para conservar ciertos productos”. 

    Por todo esto, consideró que “la cerveza artesanal es un viaje, al que le gusta le gusta, y al que no le gusta no hay manera de metersela”. “Tiene menos gas, tiene un poco más de alcohol, tiene más sabor, se toma a otra temperatura porque al no tener gas no necesita estar congelada, las comerciales son tan heladas y gasificadas que cuando las tomás, sentís que te va picando el frío por la garganta. Tienen sabores totalmente distintos pero porque el proceso es distinto”, aclaró. 

    Noticias Relacionadas
    Comentarios