×
  • Inicio
  • Mundo
  • Nacionales
  • Provinciales
  • Eldorado
  • Policiales
  • Actualidad
  • Deportes
  • Opinión
  • ×

    Un misionero entre los 20 finalistas al premio iberoamericano a la “Labor Docente”

    Julio Manuel Pereyra es un docente que trabaja de manera comunitaria en distintas localidades de Misiones. Trabaja en  el Aula Satélite de la Escuela Intercultural Bilingüe (EIB) N° 761 Comunidad Ka´a guy Porá (II) en Andresito, pero también es docente en Gobernador Roca, Colonia Yacutinga, San Gotardo, Capioví, en la zona urbana deAndresito y en Aristóbulo del Valle. Su proyecto comunitario de Educación Itinerante fue destacado entre unos cinco mil proyectos en América y están entre los 20 finalistas al premio a la “Labor Docente” que entrega la Asociación Internacional Educar, en que figuran experiencias destacadas de países de toda la región.

    Pereyra vive en Capioví pero lleva su trabajo a distintas partes de la provincia, siempre con la búsqueda de un espacio mejor para la comunidad. “La docencia se trata de las convicciones que tengamos; mas allá de que trabajamos con niños con discapacidad, muchas veces no escolarizados, con analfabetismo, contexto de lepra, leishmaniasis, dengue y sarna, siempre repito que cada tiza que gastamos estamos convencidos de que es una bala que no se va a disparar y cada escuelita que fundamos, que después obligamos al estado a llegar con un aula satélite o aulas anexos, es una cárcel que no se va a construir”, repite el profesor.

    El trabajo de Pereyra ya fue reconocido en oportunidades. En 2016 estuvo nominado al Mandela Awards, una de las distintinciones más importantes a nivel internacional. Además, en otras provincias recibió reconocimientos. “Como se trata de la única propuesta itinerante de educación diferencial para niños con discapacidad en contextos interculturales bilingües, basurales y barrios marginales, lleva tiempo siendo destacada. Ahora alguien nos nominó para este premio y quedamos entre las 20 primeras”, enfatizó a Norte Misionero. Es el único caso misionero que llegó a esta instancia.

    El ejemplo de Julio es reconocido no solo por el compromiso férreo con las comunidades sino también por su propia historia de vida. “Yo poseo síndrome de Ásperger” reconoció. “Lo que me afectó en la infancia y adolescencia lo uso como herramienta para la lucha de convicciones a través de derechos, vivirlo en primera persona me sirve para compartir experiencias educativas y compartir instancias de formación con docentes de toda América”.

    Los proyectos fueron evaluados y está abierta la votación a toda la comunidad, que puede elegir a través de un link de la Asociación Educar: https://asociacioneducar.com/premioae. Las tres propuestas más votadas recibirán premios, que incluyen dinero y capacitaciones para los docentes involucrados. “Antes nos negábamos a participar de esta cosas, pero por la situación económica del país participamos porque se necesita el dinero” admitió el docente que además de llevar educación, realiza bibliotecas populares y ollas comunitarias para las personas más carenciadas.

    Noticias Relacionadas
    Comentarios