×
  • Inicio
  • Mundo
  • Nacionales
  • Provinciales
  • Eldorado
  • Policiales
  • Actualidad
  • Deportes
  • Opinión
  • ×

    “Es una experiencia única, inexplicable, grandiosa”

    Así describió María al hecho fortuito de haber ayudado a una joven a dar a luz a una beba, nada más ni nada menos, que dentro de su auto.

    María Trinidad Romero fue protagonista de un hecho que jamás hubiera esperado le pasara en su vida: ser partícipe del nacimiento de una preciosa beba.

    María es técnica en Atención primaria de la Salud, se desempeña en el Hospital Nivel 1 de Puerto Piray y también en el hospital SAMIC como técnica de Laboratorio. Todo ocurrió cuando María trasladaba a una parturienta para realizar un control rutinario en el SAMIC.

    La mujer embarazada le comentó que sentía un dolor en la panza, “lo que aprendí es que cuando los cinco dedos de la mano llegan debajo del pecho, es porque el bebé está bajo y a punto de salir”. Al escuchar a la mujer embarazada decir “María, María, el bebé está por salir,” inmediatamente detiene el auto, abre la puerta y se arrodilla junto a la mujer quien hace un leve movimiento con un gemido casi imperceptible y María recibe en sus manos al bebé.

    “Fue un momento único, inexplicable, formidable, hermosa, no sé cómo explicar, envolví al bebé con un abrigo mío y solo atiné a llamar al 107”, dijo la emocionada mujer.

    “Estaba como loca, desde el 107 me pedían que me calme hasta que lleguen”.

    María no lo puede creer y dice sentirse bendecida por ser parte de esta hermosa experiencia.

    La joven madre (26) tiene cuatro pequeños de 11, 9, 6 y 4 años, los que hacen un total de 4 nenas y un varón.

    El nombre de la recién nacida es Luz Trinidad. El primer nombre es porque "fue una luz su nacimiento". El segundo es en homenaje a quien la trajo al mundo es decir María Trinidad. 

    Tanto Luz Trinidad como su madre, Camila Dávalos, se encuentran en buen estado de salud.

    Noticias Relacionadas
    Comentarios